Experiencias en la Ciudad de México - Hotelesenmexico.com.mx

 

 

Pirámides de Teotihuacán

Bannerexp

Ubicadas en el Estado de México, estas ruinas arqueológicas representan sin duda uno de las maravillas del país, de hecho son consideradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO desde 1987. Un título bien merecido, pues la también conocida como “Ciudad de los Dioses” o “Ciudad donde se hicieron los Dioses” mantiene su esplendor y se conserva en muy buen estado. Sobre todo si consideramos que se trataba de uno de los centros más importantes del México prehispánico, cuya época de auge data de los años 450 a 650 d.c.

Las pirámides del Sol y de la Luna son las grandes protagonistas de este centro que impresiona por su huella artística y gran magnitud de proporciones. Las custodian el templo de Quetzalcóatl y Tlaloc con sus emblemáticas cabezas de serpientes emplumadas, ubicadas de manera tan estratégica que se dice se pueden ver en movimiento al atardecer.

Desde la pirámide del Sol, la edificación más alta del complejo y una de las más grandes de Mesoamérica, la vista panorámica no tiene comparación. El desafío comienza por ascender por sus cada vez más angostos escalones hasta llegar a la cima.

Los constructores, verdaderos artistas que tallaron a la perfección estas piedras, no solamente se concentraron en obtener una fabulosa portada, sino que todavía se puede ver un intrincado sistema de drenaje y alcantarillado que mantenía a esta ciudad en perfecto funcionamiento.

Para adentrarse más en los orígenes y conocer de cerca las obras encontradas en este majestuoso lugar, el Museo de Sitio de la Cultura Teotihuacana y el Museo de Los Murales Teotihuacanos Beatriz de la Fuente exhiben una muestra de 34 pinturas murales y una selección de restos antiguos muy importantes.

 

 

 

 

Centro de descubrimiento Escultórico

bannerexp

 

Si por algo se distingue esta ciudad, es por el hecho de estar constantemente renovándose y transformándose. Cada mes se inauguran nuevas vialidades, otros puentes toman forma y los espacios cobran nuevos significados. Una forma de  conquistar esta mutación es redecorándolo o, más específicamente, colocando esculturas en sitios estratégicos.

Conocer todas estas muestras de arte público es una verdadera odisea, sin embargo, uno de los sitios que concentra múltiples manifestaciones es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Además de ser un recorrido sumamente interesante para chicos y grandes, es completamente gratuito. El proyecto empezó a tomar forma en 1979

 Desde la Biblioteca Central, la primera escultura es la Corona del Pedregal de Mathias Goeritz, una estructura rosa con formas piramidales que apuntan hacia el cielo. Después, con tan sólo mirar a lo lejos, se percibe otra figura abstracta, para llegar a verla de cerca hay que descender por un sendero. Al llegar se encuentra esta variante de la Llave de Kepler concebida por Manuel Felguerez.

El recorrido lleva a encontrar un enorme alacrán metálico llamado Colotl de Sebastián, el mismo artista que hizo el famoso Caballito que se ubica en Reforma. Más adelante se erige una escultura formada por cuadros que serpentean a lo largo del espacio, permitiendo vistas desde distintos ángulos. A medida que se avanza por la vereda, están las Serpientes del Pedregal, de Federico Silva, dos interesantes pirámides que marcan la entrada/salida del Paseo Escultórico; a un costado de ellas puedes encontrarte con unos muros de piedra en los que puedes subir a admirar la zona.

Aquí se encuentra también el famoso espacio escultórico, una enorme terapia para los sentidos. Este círculo de lava está distribuido en tres niveles por colores: lava negra, un anillo circular rojo de tezontle y módulos de piedra. Recorrerlo es una aventura singular y un juego de texturas inigualable.

En fin, recorrer el paseo escultórico es una excelente manera de pasar el día, conocer obras de talentosos artistas, al tiempo que la convivencia con el espacio y la naturaleza te lleva a despejarte del día a día. Cerca de la universidad, en el Pedregal, se encuentra Pedregal Palace, un hotel de cinco estrellas con excelentes instalaciones de estilo clásico, ideal tanto para vistas de negocios, familias o simplemente que viajan por placer o descanso.

 

El Munal

munal

 

Si has venido más de una vez a la Ciudad de México, seguramente en cada ocasión tu perspectiva cambia mientras descubres el sinfín de actividades que está urbe tan cosmopolita tiene que ofrecer. Tal es el caso de los museos donde las exposiciones temporales se combinan con las permanentes para ofrecer una amalgama de opciones y conocer a artistas de todo el mundo.

El Museo Nacional de Arte (Munal) es un buen ejemplo. Ahora comienza una nueva faceta de su historia y es un buen momento para conocerlo. Con la exposición “Territorio Ideal. José María Velasco, perspectivas de una época” –en honor al célebre paisajista de quien el Munal posee la colección más importante con casi 200 obras en su acervo— se inicia también el proyecto de renovación de su exposición permanente.

La muestra, bajo la curaduría de Víctor Rangel, exhibe un total de 114 obras de diversas técnicas y modalidades realizadas por artistas mexicanos y extranjeros, cuya trayectoria abarca desde 1830 hasta 1920. Esta exhibición explora la transición entre el siglo XIX y XX, una perspectiva de una época donde el progresivo avance de la ciencias sociales, naturales y la técnica se fundieron con el arte para dar lugar a una modernización en ambos territorios.

            Esta es una oportunidad también para observar desde una nueva perspectiva la obra, ya que la renovación incluye más de 500 metros cuadros de sala que cuentan con una iluminación con mamparas de LED para que el público pueda percibir en todo su esplendor cada obra

Vista desde las alturas

vistadealturas

Cada ciudad tiene sus propios atractivos y puntos de encuentro. Pero pocas ofrecen vistas privilegiadas desde puntos más altos. Chicago es un buen ejemplo, sus enormes rascacielos permiten disfrutar de vistas panorámicas para observar desde distintas perspectivas el lago, el río y la urbe vestida con edificios que compiten por su belleza arquitectónica. Sin embargo, en este caso, el clima es frio y, aunque en verano el calor llega al encuentro, la también conocida como ciudad de los vientos tiene pocas terrazas al aire libre para conocerla desde las alturas.

Por el contrario, en el Distrito Federal, siempre que no es temporada de lluvias, el clima permite deleitarse en sus terrazas y espacios al aire libre. Un gran ejemplo es el Best Western Hotel del Centro Histórico: su restaurante "La Terraza" se encuentra ubicado en el séptimo piso y cuenta con maravillosas vistas hacia el esplendor del Centro Histórico que envuelve al hotel. Aquí podrás relajarte, mientras en la noche, el entorno se ilumina y contemplas inolvidables vistas del centro de la ciudad y te deleitas con una buena cena.

Ahora si todavía quieres escalar más arriba y tomar una copa, el Sky Bar del World Trade Center es el lugar ideal para todo tipo de clima, ubicado en el piso 46 de uno de los edificios más altos de México. La música electrónica de moda adorna la noche, mientras que un saxofonista, se sube a la barra para completar el show con buena música.

Si lo que buscas es una experiencia más exótica, las terrazas del Hooka satélite y santa fe ofrecen una experiencia singular. Tomar una copa acompañada de un buen platillo es sólo el comienzo, ya que la experiencia se completa con vistas inigualables y, por qué no, una hooka, donde puedes fumar tabaco de distintos sabores.

El Hampton Inn & Suites by Hilton del centro también tiene una terraza muy agradable, donde se puede apreciar parte de la hermosa fachada colonial del edificio. Está ubicada en la última planta, sobre todo por la noche, tiene una vista increíble a la Ciudad de México.

 

 

Basílica de Guadalupe

bannerbasilica

 

Este recinto sagrado es uno de los más visitados del mundo, sobre todo cuando se acerca el 12 de diciembre, día en que se festeja en grande a la Virgen María. En esos días se concentran las mayores peregrinaciones, y cerca de 9 millones de visitantes llegan al encuentro del templo para demostrar su devoción de distintas maneras.

La Basílica de Santa María de Guadalupe, localizada al pie del Cerro de Tepeyac, además de una iglesia es un centro turístico de gran interés por varias razones. El monumento es impresionante, desde sus vitrales, pinturas y esculturas hasta su monumental órgano en el área del coro, todo es de admirar.

La nueva Basílica de Guadalupe, situada a pasos del monumento principal, es otro lugar que vale la pena visitar. Fue construida para albergar la imagen de la Virgen de Guadalupe, además de que permite el acceso a la cantidad tan importante de peregrinos sin poner en riesgo el valor histórico del edificio principal. Su planta circular cuenta con siete accesos y una capilla para celebrar misa. En el quinto piso se encuentra una biblioteca especializada en el género, incluyendo un archivo histórico y musical.

Este santuario católico, como conjunto religioso del Tepeyac, se encuentra rodeado también por otras capillas y templos, entre los que destaca la capilla del Pocito, el antiguo convento de las Capuchinas y el templo expiatorio a San Cristo Rey.

Si quieres ir más  allá, el Museo de la Basílica de Guadalupe tiene una colección invaluable de arte religioso y sacro como pintura, escultura, grabados, libros, textiles, orfebrería y mobiliario. Cuenta con el mayor acervo a nivel nacional en este tema y la también llamada virgen mariana.

Muchos visitantes llevan o adquieren imágenes o representaciones de la Virgen de Guadalupe para ser consagradas en misa. Puedes comprarlas en el lugar, o bien, algún recuerdo de los múltiples que se ofrecen en la Basílica de Guadalupe.

 

Castillo de Chapultepec

castillochapult

 

Este es uno de los monumentos más icónicos de la Ciudad de México. Y es que entre sus paredes se respira historia, mientras que su magnificencia impresiona a primera vista. Alberga además tesoros y objetos, remanentes de un pasado cargado de heroísmo, enfrentamientos, revoluciones y triunfos.

Aunque anteriormente se consideraba como un lugar de descanso, construido en la base de un cerro, una explosión cambió su rumbo. Así que en 1785, época en que gobernaba el virrey de la Nueva España Bernardo de Gálvez, se comenzaron los trabajos de construcción del nuevo palacio ahora en la cima.

La arquitectura ha ido transformándose, siempre de la mano del poder político dominante o la ideología. Un hecho que resulta de especial interés para los visitantes que pueden apreciar esta evolución según el periodo. El Castillo de Chapultepec ofrece colecciones que van desde la pintura y el documental, hasta el mobiliario, indumentaria y tecnología.

El lugar es impresionante no sólo por la edificación, sino que desde la cima pueden apreciarse magníficas vistas panorámicas de la ciudad. También es muy recomendable un paseo por los alrededores e internarse en el bosque de Chapultepec que rodea el edificio.

El Museo Nacional de Historia que se encuentra dentro del castillo ofrece diversos recorridos y dos áreas de exhibición, el antiguo Colegio Militar y el Alcázar. En sus salas y espacios pueden admirarse pinturas murales de artistas reconocidos que datan entre 1933 y 1970.

Ya que te encuentras en esta zona, vale la pena visitar el hotel Wyndham Garden Polanco. En su Sky Garden, ubicado en el décimo piso, puedes degustar uno de sus platillos internacionales mientras disfrutas de una excelente vista al bosque y al Castillo de Chapultepec. De esta manera tendrás otra perspectiva de tu visita. 

 

 

Dos Haciendas que visitar en el DF

Exhaciendas

 

Por todo el territorio nacional hay cientos de haciendas que permanecen como vestigio de un pasado rico en historia y arquitectura. Algunas están mejor conservadas que otras, ya que sus proporciones, que normalmente ocupaban una extensión bastante amplia, son difíciles de mantener. En la Ciudad de México también hay distintas edificaciones, construidas y remodeladas durante diferentes épocas, que vale la pena visitar.

El museo Dolores Olmedo, por ejemplo, se erige en lo que una vez se llamó La Noria, una hacienda que data aproximadamente del siglo XVI y que fue remodelada y extendida incluso hasta el siglo pasado. Originalmente se trataba de una edificación dedicada a la agricultura, aunque como muchas también cuenta con una capilla.

El museo retoma el nombre justamente de Dolores Olmedo, una coleccionista de arte que compró el inmueble hacia los años sesentas y lo convirtió en un espacio que hoy es un ejemplo de la belleza arquitectónica mexicana, además de un centro cultural y artístico. El lugar alberga la colección más importante de obras del pintor Diego Rivera, 42 obras de Angelina Beloff, primera esposa de Rivera; así como una colección extensa de la pintora Frida Kahlo y centenares de piezas prehispánicas.

No sólo las colecciones y el caso de hacienda valen la pena, también el lugar se encuentra rodeado de grandes jardines con distintas especies de vegetales originarios de México, además de animales como pavos reales, patos, gansos, guajolotes y perros xoloitzcuintles.

El museo hacienda de Santa Mónica es otra buena recomendación. Esta antigua finca era una de las grandes proveedoras de harina de trigo de la ciudad. Después de intensos trabajos de remodelación y reconstrucción, actualmente los visitantes pueden tener acceso a sus diferentes habitaciones y pisos.

En donde se encontraba el molino, ahora hay también un amplio salón adornado de manera muy elegante. También se destaca un baño que se cuenta perteneció a La Malinche, mientras que en el segundo piso hay una serie de salones con piezas finas italianas y españolas, gobelinos y mobiliario de la más alta calidad. En este edificio también se imparten talleres, y se brindan conciertos, conferencias y obras de teatro. 

 

Para Chicos y Grandes

papalote

 

Cuando estás de viaje con la familia y, sobre todo, si los integrantes más pequeños no tienen ni la edad ni el interés para hacer las mismas cosas; entonces seguramente tienes que adaptar tus planes, y muchas veces pones primero sus intereses. Hoy te presentamos una guía de lugares que puedes visitar con los niños y que también tú puedes disfrutar.

El Papalote-Museo del Niño es el sitio por excelencia donde chicos y grandes siempre encuentran una actividad desafiante, interesante y entretenida. Las salas de este museo se dividen en cinco temas principales: soy, pertenezco, comunico, comprendo y expreso. En cada una encontrarás diversas formas de retar los sentidos. Desde acostarte en una cama de clavos que sorprendentemente puede resultar cómoda y hacer un programa de televisión, hasta lleva a cabo experimentos para comprobar cómo funcionan las cosas. Toda la familia también puede asistir a una función en la Megapantalla IMAX en tercera dimensión. 

En la Ciudad de México sobran parques para jugar a la pelota, llevar patines y mantener distraídos a los pequeños en las áreas de juego. Sin embargo, pocos ofrecen también sitios creados para el esparcimiento de los grandes. El Parque Hundido, además de ser uno de los más bonitos, también cuenta con mesas para jugar ajedrez, mientras los pequeños desahogan su energía en el parque. Para terminar el día, a unos pasos está la heladería Chiandoni, un lugar de tradición para deleitarse con un buen postre.

Otra opción son los paseos en lancha en el lago de Chapultepec, donde toda la familia puede remar o simplemente relajarse durante el recorrido. Y ya que están por el rumbo, vale la pena conocer la variedad de animales que tiene el zoológico, así como la colección de cactáceos que tiene este pulmón de la ciudad.

Patinar en hielo es otra actividad que puede gustarle a chicos y grandes. En la Ciudad de México hay distintas opciones. Al sur de la ciudad se encuentra Gran Sur y San Jerónimo. Al poniente está Pabellón Bosques, una pista menos concurrida para poder tener más espacio libre, o bien, Interlomas, mientras que al norte en Lomas Verdes puedes encontrar un espacio perfecto para entretenerse por horas. Las pistas cuentan con instructores para aquellos que quieran aprender este deporte

 

Portal Oficial de Reservaciones de la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, A.C. desde 1942.

logoasocpieFondo MixtoCDMX