Experiencias

Leyenda Urbana del Centro Histórico La Historia de Doña María

Doñamarialeyenda

 

Cae la noche en la Ciudad de México en el primer cuadro del Centro Histórico, es hora de salir a contar las historias urbanas del primer cuadro de la capital del país, hay infinidad de relatos cuentan los más viejos

 

Durante la época colonial en  las calles de  en Belisario Domínguez y República de Brasil,  existía una serie de  conjunto de varios edificios, que albergaban  el noviciado, el edificio principal del convento y el templo, que  actualmente es ocupado por la biblioteca de la  Secretaria de Educación Pública. Este edificio fue fundado en 1540 por Fray de Juan de Zumárraga.

De acuerdo a la leyenda, en los tiempos de la colonia, existió una mujer llamada Doña María Gil,  aunque en la historia se inscribió como Doña María Alvarado. Fue la hermana más chica de cuatro hermanos. en la  infancia gozo de los privilegios de la época,  pues provenía una familia acaudalada.  Los escribas de la época la describen con una mujer bonita y elegante. Resulta que esta joven se enamora perdidamente de un joven humilde de origen mestizo llamado Arrutia, quien quería que Doña María fuera su esposa. A esta relación se opusieron sus hermanos de nombre Alonso, Ávila y Gil quien  le ofrecieron al Sr Arrutia una fuerte cantidad de dinero para que se olvide de la joven Doña María. El joven partió rumbo a Veracruz, para  posteriormente embarcarse y  partir de la Nueva España.

 

Doña María sufrió,  entro en una etapa, depresión por el amor perdido, así que los hermanos le propusieron  entrara al convento, ya que le dijeron que Urrutia jamás regresaría a su lado. La joven lloró las penas enclaustrada, sola en la habitación asignada  solo pensando y recordando los momentos con Don Arrutia.  Tiempo después el mestizo la busco y la localizó, dentro del convento ella sufrió más por no poder estar con él. Una noche decidió dar un fin a sus  y se ahorcó de un árbol de duraznos que se encontraba dentro del huerto dentro del convento.

 

Las monjas le dieron sepultura dentro del convento, pero un mes después una monja vio  reflejada su imagen en las aguas de la fuente, y estas apariciones de Doña Maria se repetieron,    lo cual impedía que las monjas entraran al huerto después de la puesta del sol. Como esta historia podrás descubrir más cuando visites la #zonadelCentroHistórico. Cuando vengas a la ciudad Mexico no olvides que para hospedarte  www.hotelesenmexico.com.mx   

 

 

Mercados, todo una experiencia culinaria

collage

 

Muchos lugares se distinguen por su gran gastronomía, restaurantes con estrellas Michelin y exóticas combinaciones. En la Ciudad de México, hay espacio para todo, pero si quieres vivir una experiencia que va más allá del disfrute de la comida, los mercados son la opción.   

Uno de los más famosos es el de San Juan, donde es posible salir de la cotidianeidad para entrar a todo un mundo paralelo de sabores, sensaciones y costumbres. En este mercado, ubicado a tan sólo 15 minutos del Zócalo, podrás encontrar una gran variedad de productos, incluso los más exóticos o delicatesen. También puedes hacer paradas para deleitarte con un café orgánico o qué tal comer unas tostadas de venado, además de por supuesto visitar los pasillos donde se encuentran los embutidos y las flores comestibles.

Una excelente recomendación es el mercado de San Pedro de los Pinos que es mayormente reconocido por su gran variedad de mariscos, además de comida japonesa. Si quieres encontrar crustáceos frescos, pescados, langostinos o cualquier producto marino fresco, este es el lugar. También es posible sentarse en uno de sus múltiples puestos para comer un coctel o disfrutar de alguna de las preparaciones especiales de cada puesto.

Otra gran experiencia gastronómica se encuentra en Coyoacán. Con sus cientos de locales, es difícil elegir un lugar para comer. Los tacos de carnitas parecen ser la especialidad o quizá algo dulce como un hot cake con una figura simpática. También vale la pena recorrer sus pasillos, donde artesanías, disfraces, objetos curiosos, en fin, de todo un poco, se mezcla para hacer la visita aún más divertida.

Ahora si eres de los que prefieren una experiencia culinaria totalmente orgánica, el mercado 100 de la colonia Roma es el lugar que reúne todo lo necesario. Cada quince días, los domingos, la oferta de alimentos presenta desde agricultores independientes hasta fabricantes de productos saludables, siempre frescos. Vive la experiencia de comer como en el campo en la ciudad.

 

México a Caballo

 

charreria

Existen muchas personas que relacionan a México con la imagen de un charro. Lo cierto es que este deporte es uno de los más tradicionales y encierra todo un mundo de simbolismo para los que lo practican. De hecho, existe todo un organismo que se dedica a regularlo, la Federación Mexicana de Charrería. Su lema “patria y tradición” resume la misión de esta institución tan unida que se considera una familia.

En la Ciudad de México, las muestras de este arte no faltan y dependiendo de la temporada de tu visita puedes asistir a distintas exhibiciones o concursos que reflejan todo el esplendor de la charrería.

Existen distintos lienzos charros donde el espectáculo se presenta durante todo el año. Algunos ejemplos incluyen el Lienzo Charro de Constituyentes, uno de los más grandes, además de que está techado para asistir sin importar la temporada. También está el de Aragón, donde podrás encontrar exhibiciones de suertes charras, jaripeo y escaramuzas; así como el del Pedregal, El Mirador, la Viga, entre otros.

Pero si quieres ir más allá y conocer cada una de sus facetas, una buena recomendación es el Museo de la Charrería, un lugar donde encontrarás todos los componentes de este deporte nacional. Desde obras de arte, artesanías, monturas y chaparreras, hasta espuelas, frenos, riendas, reatas, sombreros, trajes de charros, vestimenta de la época colonial, y armas de agua y de fuego; todo lo reúne este museo que busca reencontrarnos con la tradición.

El Museo de la Charrería se ubica en Isabel la Católica No.108, en el Centro Histórico y podrás visitarlo de 10:00 a 18:00 hrs. Lo mejor es que la entrada es completamente gratuita, o bien puedes solicitar una visita guiada para conocer más a fondo todos los componentes de este arte. 

 

 

Historias de terror

collage

 

Planear una visita a la Ciudad de México puede ser un desafío, sobre todo si consideramos que se trata de una de las urbes más grandes del mundo, de hecho, es la más grande de América del Norte. La visita dependerá mucho del tiempo que tengamos y los gustos e intereses de cada persona. Una cosa es cierta: desde tiempos antiguos ha asombrado a miles de millones de personas por su esplendor, gran diversidad e historia.

La mezcla de culturas es tan sólo el principio de la experiencia, pues como en pocos lugares lo mismo puedes encontrarte con un templo prehispánico que un sitio contemporáneo donde todo convive en armonía.

En este lugar las leyendas van pasando de generación en generación, para convertirse en verdaderos artífices que invitan a imaginar. Conocer México a través de sus más antiguas narraciones es una manera sumamente original de despertar hacia sus orígenes. La leyenda de La Llorona es uno de los ejemplos más conocidos, y sus interpretaciones muy variables. Las representaciones de esta historia tienen lugar en distintos lugares.

Sin embargo, existen otros sitios que puedes visitar y revivir a tu manera las historias que ahí se recitan. Uno de los ejemplos es el Callejón del Aguacate, ubicado en Coyoacán, se trata de una angosta vereda donde los cuentos varían de persona a persona. Hay quienes aseguran ver un hombre con capa y sombrero, las interpretaciones dicen que se trata del Diablo, otros prefieren el misticismo de un hombre en pena que busca a su mujer amada. También hay quienes aseguran haber visto un niño.

Otro lugar bastante reconocido es el hospital Juárez, una de las primeras construcciones que se llevó a cabo en la Colonia. Está localizado en el centro de la ciudad y la gente dice haber visto en numerosas ocasiones a una enfermera conocida como “La Planchada” que se aparece para “cuidar” de los enfermos.

El antiguo Palacio de Medicina es el lugar por excelencia para los amantes de las historias de terror. Y es que este edificio solía funcionar como el tribunal de la Sana Inquisición, donde los criminales durante la Colonia sufrieron las más atroces torturas. Solía albergar también una exposición de aparatos de tortura.

No te puedes perder tampoco los edificios de Tlatelolco, donde por las noches se dice que los sonidos, lamentos y apariciones llenan los pasillos del complejo. Se dice que es debido a la matanza de 1968 además de las almas en pena de aquellos que fallecieron en el terremoto de 1985.

Por último, en el Palacio de Lecumberri, que hoy es el Archivo General de la Nación, solía existir una cárcel y por supuesto que no queda libre de leyendas de tormentos, donde muchos aseguran ver a los muertos

 

Portal Oficial de Reservaciones de la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, A.C. desde 1942.

logoasocpieFondo MixtoCDMX